EL LI-FI ES REAL Y ES 100 VECES MÁS RÁPIDO QUE EL WI-FI ACTUAL

       
En el periodismo de tecnología abundan los artículos sobre cómo va a ser el futuro. Baterías chiflantes que se cargan en cinco minutos y que  duran tres semanas. Aviones que hacen el trayecto que une París con Sídney en apenas dos horas. O teléfonos móviles extrafinos que son capaces de proyectar imágenes como si de un cine Imax se tratara.

Pero pocas de estas maravillas terminan haciéndose realidad. Pero unas pocas sí. Son éstas últimas las que hacen avanzar la tecnología de consumo y las que suponen una verdadera revolución. Y en este grupo podemos incluir al Li-FI.

      

El Li-FI es una tecnología que permite la transmisión de datos a través de la luz. Como si fuera el faro situado en una costa, la luz saldría de un emisor -una bombilla led- y parpadearía para transmitir la información, que sería interpretada por un receptor. Ese parpadeo sería imperceptible para el ojo humano, pero no así la luz: podríamos ver perfectamente el halo iluminando la estancia.
Este invento tiene la ventaja de no causar interferencias con otros sistemas y puede ser usado en áreas sensibles como el interior de un avión. Sin embargo, las ondas de luz usadas no pueden penetrar las paredes, por lo que habría que colocar un emisor en cada estancia de una casa.

       

Este sistema se lleva investigando años, pero no fue hasta 2011 cuando el profesor Harald Haas de la Universidad de Edimburgo realizó la primer demostración, en la que se puedo ver como se transmitía a una velocidad de 10 megas por segundo.

Ahora, cuatro años después, la empresa estonia Velmenni ha conseguido conectar dos ordenadores a través de este sistema y han logrado obtener una velocidad de 10 Gbps o lo que es lo mismo, descargas de 1 Gb por segundo. Es decir, 100 veces más que la velocidad que actualmente ofrece de media el WiFi. Deepak Solanki, presidente de la compañía, asegura que que están trabajando para poder implantar su Li-Fi en la oficina de una empresa para poder acceder a Internet, en lo que sería el primer uso comercial de este sistema.

El récord de esta tecnología se dio a principios de este año en un experimento llevado a cabo por la universidad de Oxford en el que se consiguió 224 Gbps, una velocidad que se descargaran hasta 22 gigas en tan solo un segundo.

En un futuro, las ciudades podrían estar iluminadas por las bombillas del Li-Fi, que no solo darían luz: también emitirían una conexión a Internet ultra rápida.

     

Entradas populares de este blog

GABRIELA ÁLVAREZ DESNUDA AL POPULISMO

MELISSA BENOIST "SUPERGIRL" ESPERA SU PRIMER HIJO

LOGAN ES QUIZÁS LA MEJOR PELÍCULA DE "WOLVERINE"